Añadir a favoritos | Recomendar |
PORTADA |  BUSCADOR |  EmpresasNoticiasPrecios ganaderíaCompraVentaCursosForosEmpleoTienda
¿Dónde estoy?   Portada   Noticias   Estricto control en el maíz tras hallar aflatoxinas en la leche

 Noticias Ganaderas
 
ESPAÑA
Sector lácteo
Estricto control en el maíz tras hallar aflatoxinas en la leche
La alarma se ha desatado tras la detección de este tipo de hongos en más de una veintena de explotaciones lecheras desde septiembre.
30/10/2013 -



Plan de Vigilancia de aflatoxinas en alimentación animal.

Tras los episodios de primavera, ahora ha habido una veintena más de casos en varias provincias andaluzas La Consejería de Agricultura ha endurecido los controles de cereales almacenados y ha movilizado todos sus efectivos de inspección agroalimentaria en busca de los posibles focos de contaminación por aflatoxinas, un hongo que afecta a los cereales –sobre todo al maíz- y que a través de los piensos se transmite al ganado y a la leche.

La alarma se ha desatado tras la detección de este tipo de hongos en más de una veintena de explotaciones lecheras desde septiembre y después de que ya hubiera un brote en junio en la provincia de Córdoba que obligó a inmovilizar 200.000 toneladas de maíz contaminado. En ningún caso la toxina ha llegado a la cadena de consumo humano, pues las propias industrias lecheras analizan todas las partidas que les llegan.

Maíz de esta cosecha

Según fuentes oficiales de la Consejería de Agricultura, los casos que se han dado en septiembre han causado incluso más preocupación que los de abril pues se ha comprobado que no procedían de las partidas contaminadas de la cosecha anterior sino de cereal con aflatoxinas de la cosecha de este mismo año, recién cogida y que por tanto ha tenido poco tiempo de almacenamiento. Por este motivo, la semana pasada el director general de Producción Agrícola y Ganadera, Rafael Olvera, firmó nuevas instrucciones para el control de este hongo. A partir de ese momento se ha puesto en marcha el «Plan de Vigilancia de aflatoxinas en alimentación animal» que endurece las medidas que ya se tomaron en junio cuando se detectaron los primeros casos.

En concreto, según ha podido saber ABC, en primavera se detectó leche contaminada por aflatoxinas B1 procedente del maíz en explotaciones ganaderas de Córdoba y Sevilla lo que obligó a destruir 1.564.000 litros de leche.

En septiembre aparecieron nuevas explotaciones lecheras con problemas de aflatoxinas (4 en Granada, 4 en Córdoba, 11 en Sevilla y 2 en Jaén) lo que motivó nuevas inspecciones en almacenes de cereales en los que de nuevo se encontraron niveles altos de aflatoxinas en el maíz. Asimismo, en octubre se han hallado nuevas partidas contaminadas, en algún caso ya como producto de las instrucciones de control. Así ha ocurrido por ejemplo en una cooperativa de Carmona, en la que los análisis efectuados por la misma cooperativa dieron positivo y el maíz quedó inmovilizado.

Plan de vigilancia

Aunque el motivo de la aparición del hongo en el maíz no se ha explicado se sospecha de que haya podido ser almacenado en condiciones no óptimas o que sea fruto del «retraso en la siembra en 2013».

Además de las inspecciones que la Junta está realizando en los almacenes de las cooperativas y otras empresas cerealísticas, las nuevas normas de vigilancia dictadas en octubre obligan, entre otras cosas, a hacer muestreos del maíz de la actual cosecha, y a hacer análisis de aflatoxinas en todas las materias primas, de tal manera que para el maíz, la semilla de algodón y la harina de soja hay que analizar cada 250 toneladas y para el resto de materias primas, cada 400. En principio, estas medidas regirán durante tres meses –campaña del maíz– si no se dan nuevos casos que obliguen a ampliarla.

Además de los análisis citados, cada partida de cereal tiene que llevar su propio boletín o certificado de que está libre de aflatoxinas o que no sobrepasa los límites que se permiten en la normativa. Además, la orden de la Junta fija condiciones rígidas para los establecimientos de alimentación animal que, entre otras cosas, tendrán que tener perfectamente identificada la trazabilidad –hacia atrás y hacia adelante- de cada una de las partidas de cereal que compren o vendan con fichas detalladas de proveedores,clientes, transporte, etc. Igualmente, las explotaciones ganaderas tienen que tener controlada y ordenada la trazabilidad de los piensos que suministren a sus animales de forma que si se detecta un episodio de contaminación se pueda conocer al momento el origen del mismo.

Además, como medidas preventivas, la Junta recomienda: «el rechazo de maíz con una humedad superior al 15%; el secado del maíz antes de su almacenamiento; y que el maíz con destino a especies productoras de leche tenga el mínimo contenido en aflatoxinas, siempre dentro de los parámetros legales».



 



 








Cursos On Line

Se VENDE


Preguntas y Respuestas
Foro sobre Bovino
Derechos, Cuota láctea, Vacas, Terneros, etc.



 


PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.